Africa: la experiencia.

7 01 2007

Olduvai © Miguel Ramo

Código QR de este permalink

Código QR de este permalink

Si nunca ha estado en Africa no podrá creerme pero, si ya la ha visitado, asentirá sin remedio.

La experiencia de Africa es una de las más impresionantes que puede experimentarse. Nuestros cinco sentidos, normalmente aletargados y acomodados a una vida más o menos confortable, despiertan y nos sorprenden, como si, hasta ese momento, hubiesen funcionado a medio rendimiento. Si bien es cierto que el norte de Africa empieza en Marruecos y el Sur acaba en la República Surafricana las experiencias serán todas intensas aunque diferentes siendo la gran división inexistente el Africa negra del resto.

Africa misteriosa, bella, cautivadora, mágica y hechicera, donde los humanos no somos los animales más importantes de la creación sino los más insignificantes. Acostumbrados a vivir en nuestro entorno sintiendo que los zoos son unos reductos cercados, donde la fauna campa con más o menos en libertad pero no puede alcanzarnos, al visitar paises como Kenia o Tanzania nos damos enseguida cuenta que nosotros somos la especie que vive en el zoo, que los animales son la raza dominante y que nos toleran sin acosarnos demostrándonos su aspecto más civilizado. ¡Qué ironía más educativa! ¡Qué lección de humildad!

Siempre hay una primera vez para todo y cuando se alcanza Africa tiene más sentido que nunca. Sientes como si fueses parte de ella, como si nunca te hubieses ido aún no habiendo estado antes allí. Tu corazón late más fuerte, los pelos se erizan, sientes el olor del viento, tu mirada se agudiza y los sabores acuden a tu cerebro sin necesidad de comer. Muy a pesar mío no sé nada de genética pero, en esos momentos, tengo la completa seguridad que todos tenemos un gen marcado con la huella del nacimiento del hombre en la Tierra. Sentirse parte intrínseca de un lugar jamás visitado solo puede deberse a eso, sin querer ofender las creencias religiosas de cada individuo que posiblemente sentirán a su Dios en esa vivencia. Si queremos confirmar nuestra teoría podemos visitar la Garganta de Olduvai (en la foto) ubicada en el área de conservación del Ngorongoro al norte de Tanzania que, según los investigadores, sería la cuna de la raza humana. Nada más asomarnos a este enclave podremos experimentar una paramnesia irreal que nos electrizará casi con total seguridad.

Mis palabras son inútiles, no estoy a la altura de un artículo como éste y, siendo consciente de ello, solo puedo animar a quien lo lea a que viva en primera persona la fantástica experiencia africana que superará todas sus expectativas, sean las que sean.

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: